Nicaragua se enfrenta a una crisis ambiental cada vez más grave. Los ganaderos y mineros ilegales están destruyendo la Reserva Biológica Indio Maíz, uno de los últimos bosques tropicales que quedan en Centroamérica. La deforestación está provocando la pérdida de la biodiversidad, amenaza las formas de vida tradicionales de las comunidades indígenas y agrava el impacto del cambio climático. Las materias primas como la carne, provenientes de areas despaladas ilegalmente están siendo comercializadas en Estados Unidos y otros mercados importantes, sin que los consumidores conozcan su origen. Los pueblos indígenas y afrodescendientes de Nicaragua están luchando contra estas amenazas para proteger su territorio y forma de vida. PATRULLAJE cuenta su historia.

Vean La Película